Si acaso doblares la vara de la justicia, no sea con el peso de la dádiva, sino con el de la misericordia.


si-acaso-doblares-vara-de-justicia-no-sea-con-el-peso-de-dádiva-sino-con-el-de-misericordia
miguel de cervantesacasodoblaresvaradejusticianoseaconelpesoddivasinomisericordiasi acasoacaso doblaresdoblares lala varavara dede lala justiciano seasea concon elel pesopeso dede lala dádivasino concon elel dede lala misericordiasi acaso doblaresacaso doblares ladoblares la varala vara devara de lade la justiciano sea consea con elcon el pesoel peso depeso de lade la dádivasino con elcon el deel de lade la misericordiasi acaso doblares laacaso doblares la varadoblares la vara dela vara de lavara de la justiciano sea con elsea con el pesocon el peso deel peso de lapeso de la dádivasino con el decon el de lael de la misericordiasi acaso doblares la varaacaso doblares la vara dedoblares la vara de lala vara de la justiciano sea con el pesosea con el peso decon el peso de lael peso de la dádivasino con el de lacon el de la misericordia

Nunca me han preocupado mucho los premios personales. El hombre no se convierte en un luchador por la libertad con la esperanza de ganar premios, pero cuando se me notificó que había ganado el Nobel de la Paz de 1993 junto con el Sr. de Klerk, me conmovíEl primer paso para la evolución de la ética es el sentido de la solidaridad con otros seres humanos.En la mayor parte de los hombres el amor a la justicia no es más que el dolor de sufrir la injusticia.Esta tragedia se ve agravada por la ironía de que esta generación de periodistas es la mejor preparada y la más cualificada de la historia de su profesión. Pero, con frecuencia, se les prohíbe hacer el trabajo para el que han sido preparados.La mezcla de la sangre y el menoscabo del nivel racial que le es inherente constituyen la única y exclusiva razón del hundimiento de antiguas civilizaciones. No es la pérdida de una guerra lo que arruina a la humanidad, sino la pérdida de la capacidad deSomos partidarios de la abolición de la guerra; no deseamos la guerra. Pero la guerra sólo se puede abolir mediante la guerra. Para acabar con los fusiles, se debe empuñar el fusil.