La obediencia pasiva y la fe infantil constituyen el peor de los males que es posible imaginar.


la-obediencia-pasiva-y-fe-infantil-constituyen-el-peor-de-los-males-es-posible-imaginar
adolf hitlerobedienciapasivafeinfantilconstituyenelpeordelosmalesesposibleimaginarla obedienciaobediencia pasivapasiva yla fefe infantilinfantil constituyenconstituyen elel peorde loslos malesmales queque eses posibleposible imaginarla obediencia pasivaobediencia pasiva ypasiva y lay la fela fe infantilfe infantil constituyeninfantil constituyen elconstituyen el peorel peor depeor de losde los maleslos males quemales que esque es posiblees posible imaginarla obediencia pasiva yobediencia pasiva y lapasiva y la fey la fe infantilla fe infantil constituyenfe infantil constituyen elinfantil constituyen el peorconstituyen el peor deel peor de lospeor de los malesde los males quelos males que esmales que es posibleque es posible imaginarla obediencia pasiva y laobediencia pasiva y la fepasiva y la fe infantily la fe infantil constituyenla fe infantil constituyen elfe infantil constituyen el peorinfantil constituyen el peor deconstituyen el peor de losel peor de los malespeor de los males quede los males que eslos males que es posiblemales que es posible imaginar

El capitalismo es la asombrosa convicción de que el peor de los hombres hará la peor de las cosas por el mayor bien de todo el mundo.El mayor de los males es salir del número de los vivos antes de morir.Los científicos se esfuerzan por hacer posible lo imposible. Los políticos, por hacer lo posible imposible.La democracia es el peor de los regímenes, excluidos todos los demás.En política hay que sanar los males, jamás vengarlos.La libertad sin virtud ni sabiduría es el mayor de todos los males.