Es más fácil apoderarse del comandante en jefe de un ejército que despojar a un miserable de su libertad.


es-más-fácil-apoderarse-del-comandante-jefe-de-un-ejército-despojar-a-un-miserable-de-su-libertad
confucioesmsfcilapoderarsedelcomandantejefedeunejércitodespojarmiserablesulibertades másmás fácilfácil apoderarseapoderarse deldel comandantecomandante enen jefejefe dede unun ejércitoejército queque despojarun miserablemiserable dede susu libertades más fácilmás fácil apoderarsefácil apoderarse delapoderarse del comandantedel comandante encomandante en jefeen jefe dejefe de unde un ejércitoun ejército queejército que despojardespojar a una un miserableun miserable demiserable de sude su libertades más fácil apoderarsemás fácil apoderarse delfácil apoderarse del comandanteapoderarse del comandante endel comandante en jefecomandante en jefe deen jefe de unjefe de un ejércitode un ejército queun ejército que despojarque despojar a undespojar a un miserablea un miserable deun miserable de sumiserable de su libertades más fácil apoderarse delmás fácil apoderarse del comandantefácil apoderarse del comandante enapoderarse del comandante en jefedel comandante en jefe decomandante en jefe de unen jefe de un ejércitojefe de un ejército quede un ejército que despojarejército que despojar a unque despojar a un miserabledespojar a un miserable dea un miserable de suun miserable de su libertad

Caerá en grave error quien, mirando las cosas superficialmente, piense que nuestro ejército, por llamarse Ejército Rojo, puede prescindir de los representantes del Partido.Desarrollar las organizaciones locales del Partido con la ayuda de la organización del Partido en el Ejército y desarrollar las fuerzas armadas locales con la ayuda del ejército regular.La España del castellano es grande, pero lo es más sumada a la España del catalán, la del gallego y la del euskera. La España democrática, la España Constitucional, es inseparable del valor de la diversidad y del respeto a su ejercicio cotidiano por todosNo tengas más que una mujer y un amigo. Las fuerzas del cuerpo y del alma no toleran más.No se nos otorgará la libertad externa más que en la medida exacta en que hayamos sabido, en un momento determinado, desarrollar nuestra libertad interna.Después de todo el derramamiento de sangre habido en este siglo, sabemos que es fácil decir 'nunca más', pero mucho más difícil lograr que así sea